Tienes una sola oportunidad, Para un empresario lo más valioso es su tiempo, pues significa dinero. Si quieres convencerlo de que apoye o financie tu negocio, debes convencerlo de que es atractivo y redituable. Resume tu idea, proponle un proyecto y presenta tu empresa en cinco minutos.

“La primera impresión es lo que cuenta y dependiendo de tu primer argumento será el rumbo que esa conversación tome”, señala Alberto Gutiérrez, especialista en Administración de Empresas y Gestión del Tiempo.

Según un estudio de la industria estadounidense sobre el lenguaje corporal, las palabras y el discurso en sí sólo suponen el 7% de la comunicación, mientras que otros elementos como la imagen y lenguaje corporal representan el 55%.

Siempre preparado

“Un consejo infalible es tener siempre el discurso bien preparado para cuando surja la ocasión”, aconseja Gutiérrez. Además, siempre es recomendable evitar interferir en los momentos de descanso del interlocutor, ya que puede considerarlo como una intromisión intolerable o un abuso de confianza y restarte muchos puntos.

Evita sus momentos de descanso o familiares, no son una buena opción para convencerlo de apoyar tu negocio.

Una vez que identifiques tu oportunidad aprovéchala y lánzate a exponer tus ideas.

Cómo hacerlo

Tu mejor arma será siempre la seguridad. Para que tenga éxito tu presentación debe tener aplomo y decisión. Es importante confiar plenamente en la idea que presentas: “tu entusiasmo nos transmitirá pasión y confianza en lo que estás diciendo”, apunta Alberto Gutiérrez.

Para obtener un buen resultado adopta una actitud positiva y entusiasta, de manera que, sea cual sea la respuesta de tu interlocutor, nada te haga dudar de tu objetivo.

Recuerda que los grandes empresarios suelen ser grandes manipuladores por lo que debes estar preparado para dar respuestas atinadas y concisas, no querrás desperdiciar ese valioso tiempo en explicaciones.

Cuida el volumen de la voz.Debe ser potente pero no estridente

Muestra tu importancia

Para concluir tu presentación exprés, lo mejor es hacerle notar a tu interlocutor las ventajas que tiene tu proyecto y mostrarle las desventajas que representaría no aceptar tu propuesta.

Para que un empresario o inversor te tome en cuenta siempre debes mostrarle no sólo los beneficios que ofreces, sino las consecuencias que podría traerle ignorar el negocio.

Recuerda que aunque se trata de venderte lo último que quieres es intimidarlo o ser agresivo por lo que la manera de plantear este punto debe hacerse con mucho tacto.

Tania M. Moreno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here