Durante 2010, las aseguradorashicieron frente al pago de 425,000 pólizas de gastos médicos; una cifra considerable pues contar con este tipo de protección te evita desembolsos en caso de un accidente o una enfermedad.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) detalla que, el año pasado, se tenían 10.6 millones de riesgos asegurados y se presentaron cerca de 425 mil siniestros, lo que significa prácticamente el 4%.

“El costo de la atención médica hace necesario incluir dentro de nuestro portafolio de inversión o prevención la contratación de un seguro de gastos médicos mayores que permita solventar imprevistos, pues éstos pueden lesionar nuestras finanzas personales”, explica la institución.

En un ejercicio de evaluación, la Condusef asignó calificaciones a las 16 aseguradoras que ofrecen este producto, las cuales obtuvieron notas probatorias que van del 7.2 al 10; a diferencia de la evaluación realizada al mismo producto en 2008, donde las calificaciones oscilaron entre el 6.5 y el 9.9.

Las primas por seguros de gastos médicos equivalen al 13% del total del mercado asegurador y, en términos generales, y el costo promedio de la prima de un seguro individual se ubica en alrededor de 7,000 pesos; aunque existen microseguros que pueden brindar una indemnización en caso de hospitalización por un pago menor.

La evaluación de Condusef detectó que el 93% de las Condiciones Generales de los contratos se encontraban dispersas y, por tanto, no se entendían los beneficios ofrecidos. Por eso, si ya cuentas con un seguro médico o estás interesado en contratar uno, echa un ojo a las especificaciones que pueden marcar la diferencia entre información transparente y una trampa para tu inversión.

1) Revisa que la solicitud de la prima tenga una declaración del agente sobre los riesgos de contratación del seguro y que los factores más importantes se destaquen en negritas, con una tipografía clara que alcances a leer.

2) Tu póliza debe contener la leyenda de registro de documentación ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), y que no contenga abreviaturas sin explicar.

3) Tu póliza debe especificar una cláusula referente a la aplicación de exámenes médicos en tipografía clara, es decir, no debe haber letras pequeñas.

4) En la parte donde se especifiquen los riesgos debe quedar clara la suma asegurada, el deducible que se aplicará y el monto de coaseguro.

5) Antes de firmar procura echar un vistazo a la página web de tu aseguradora: la Condusef ha recomendado que las firmas tengan un simulador operable para que puedas calcular los pagos a realizar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here