La experiencia de la maternidad, es vivencial. A partir de tu propia experiencia práctica, vas a obtener interesantes oportunidades de aprendizaje. ¿Cuáles son los cuatro errores que deberías evitar? 

No contagiar la ansiedad al bebé

Ante el desconocimiento del cuidado del bebé, algunos padres y madres reaccionan con un intenso sentimiento de alarma ante cualquier gesto de llanto en el niño. Este estado de ansiedad en los padres afecta al niño de forma negativa puesto que en esta etapa es muy sensible.

Medir la evolución del niño desde la comparación

Quien mejor puede asesorarte sobre cualquier duda que tengas en relación con la evolución del niño es el pediatra. Pero no intentes evaluar el desarrollo del niño o los ritmos de sueño y alimentación que tiene tu hijo comparando sus hábitos con otros niños de tu edad. Cada niño es único y el factor tiempo marca una evolución diferente en cada uno. En relación con este punto, también es un error pedir un exceso de consejos a distintas personas porque esto puede saturarte mentalmente ante el peso de la búsqueda de perfección.

Ignorar las señales de sueño en el bebé

No solo es importante establecer una rutina de descanso, sino también, observar los gestos que indican que el bebé tiene sueño, por ejemplo, el bostezo.

planificacion-previa

Falta de planificación previa a la tarea

Por ejemplo, si vas a cambiar el pañal al niño, necesitas tener todo lo necesario en ese momento para realizar el proceso de forma adecuada. Si vas a bañar al bebé, también debes planificar previamente qué elementos necesitas para esa tarea y tenerlo todo presente en un mismo lugar.

Este tipo de despiste es uno de los más frecuentes y es especialmente molesto si solo se encuentra un adulto en casa con el niño ya que en ese caso, no puedes pedirle a tu pareja que te acerque determinado producto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here