La decisión correcta es aquella que tomas con el firme convencimiento de que esa elección es la mejor para ti. Es una elección que valoras, no solo por el acto en sí mismo, sino por sus consecuencias. Es decir, aceptas la responsabilidad de los efectos que esa acción produce en tu vida. Por esta razón, para tomar una decisión adecuada, intenta valorar el contexto. ¿Cómo saber qué es lo que te conviene?

Decide en coherencia con tus valores

Este es uno de los aspectos fundamentales en una elección adecuada. El camino que tomes debe estar bien iluminado por esos valores que son determinantes en tu estilo de vida. De lo contrario, dar la espalda a quién eres y cómo deseas proyectarte en el mundo, mata tu libertad.

Escucha tu mundo interior

Atiende esas ideas que irrumpen en tu mundo interior. Puedes anotar aquellas que se repiten con más frecuencia. La escritura te permite poner en orden pensamientos automáticos. Además, escucha las sensaciones de tu cuerpo porque la percepción que experimentas cuando una decisión te entusiasma es totalmente distinta a la tensión física y mental que tienes en la situación contraria. Toma aquella decisión que te dé paz interior y aléjate de aquel camino que rompe esa armonía mental de estar en el lugar correcto.

prudencia

Prudencia

No existe una forma científica de concretar una elección exitosa, sin embargo, sí puedes minimizar el riesgo de error si intentas poner en práctica el poder de la prudencia. Para ello, intenta tomarte las cosas con calma, especialmente, si tienes dudas. Además, no te encierres en ti mismo. Por ejemplo, pide consejo a esa persona que siempre te orienta con ideas constructivas. Alguien de tu confianza que desea tu máxima felicidad. Un punto de vista externo a la situación puede ayudarte a observar ese asunto con más objetividad.

Cómo tomar buenas decisiones en el amor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here